Archives For Jesús Redentor

La idea central es: La divinidad de Jesús se manifiesta en el antes, durante y después de todo lo milagroso de su venida.

Puede descargar este bosquejo en:
Word dando clic aquí
PDF dando clic aquí

Suscríbase y reciba un bosquejo bíblico y gratuito, todos los viernes. Podrá usarlo como base para un mensaje y modificar – agregar o quitar – lo que así necesite para que se adapte a sus necesidades como predicador y a las necesidades de su congregación o grupo.

¿Quiere conocer más de nosotros antes de suscribirse? Dé clic aquí

«En presencia de Dios y de Cristo Jesús, que ha de venir en su reino y que juzgará a los vivos y a los muertos, te doy este solemne encargo: Predica la Palabra; persiste en hacerlo, sea o no sea oportuno; corrige, reprende y anima con mucha paciencia, sin dejar de enseñar. Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana doctrina, sino que, llevados de sus propios deseos, se rodearán de maestros que les digan las novelerías que quieren oír.» 2 Timoteo 4:1-3

La idea central es: Orar para que Dios examine nuestro corazón y nos muestre si vamos por el camino incorrecto, es la mejor manera de comenzar cada día.

Puede descargar este bosquejo en:
Word dando clic aquí
PDF dando clic aquí

Suscríbase y reciba un bosquejo bíblico y gratuito, todos los viernes. Podrá usarlo como base para un mensaje y modificar – agregar o quitar – lo que así necesite para que se adapte a sus necesidades como predicador y a las necesidades de su congregación o grupo.

¿Quiere conocer más de nosotros antes de suscribirse? Dé clic aquí

«En presencia de Dios y de Cristo Jesús, que ha de venir en su reino y que juzgará a los vivos y a los muertos, te doy este solemne encargo: Predica la Palabra; persiste en hacerlo, sea o no sea oportuno; corrige, reprende y anima con mucha paciencia, sin dejar de enseñar. Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana doctrina, sino que, llevados de sus propios deseos, se rodearán de maestros que les digan las novelerías que quieren oír.» 2 Timoteo 4:1-3