Archives For Pecado

La idea central es: Ante la tentación, podemos coquetear con ella o huir.

Puede descargar este bosquejo en:
Word dando clic aquí
PDF dando clic aquí

Suscríbase y reciba un bosquejo bíblico y gratuito, todos los viernes. Podrá usarlo como base para un mensaje y modificar – agregar o quitar – lo que así necesite para que se adapte a sus necesidades como predicador y a las necesidades de su congregación o grupo.

¿Quiere conocer más de nosotros antes de suscribirse? Dé clic aquí

«En presencia de Dios y de Cristo Jesús, que ha de venir en su reino y que juzgará a los vivos y a los muertos, te doy este solemne encargo: Predica la Palabra; persiste en hacerlo, sea o no sea oportuno; corrige, reprende y anima con mucha paciencia, sin dejar de enseñar. Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana doctrina, sino que, llevados de sus propios deseos, se rodearán de maestros que les digan las novelerías que quieren oír.» 2 Timoteo 4:1-3

Puede escribirme dando clic aquí

Suscríbase a mi Blog La Catapulta, con más de 150,000 suscriptores y más de 700 publicaciones. Escribo sobre el hoy en base a la Biblia.

Sígame en: Facebook, Instagram, Twitter, YouTube

Suscríbase también por WhatsApp o Telegram y reciba este bosquejo en su teléfono.

La idea central es: Dios demanda de sus hijos, que seamos generosos con su obra y con el pobre.

Puede descargar este bosquejo en:
Word dando clic aquí
PDF dando clic aquí

Suscríbase y reciba un bosquejo bíblico y gratuito, todos los viernes. Podrá usarlo como base para un mensaje y modificar – agregar o quitar – lo que así necesite para que se adapte a sus necesidades como predicador y a las necesidades de su congregación o grupo.

¿Quiere conocer más de nosotros antes de suscribirse? Dé clic aquí

«En presencia de Dios y de Cristo Jesús, que ha de venir en su reino y que juzgará a los vivos y a los muertos, te doy este solemne encargo: Predica la Palabra; persiste en hacerlo, sea o no sea oportuno; corrige, reprende y anima con mucha paciencia, sin dejar de enseñar. Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana doctrina, sino que, llevados de sus propios deseos, se rodearán de maestros que les digan las novelerías que quieren oír.» 2 Timoteo 4:1-3

La idea central es: No existe justo ni siquiera uno, por lo que todos somos pecadores necesitados de un redentor.

Puede descargar este bosquejo en:
Word dando clic aquí
PDF dando clic aquí

Suscríbase y reciba un bosquejo bíblico y gratuito, todos los viernes. Podrá usarlo como base para un mensaje y modificar – agregar o quitar – lo que así necesite para que se adapte a sus necesidades como predicador y a las necesidades de su congregación o grupo.

¿Quiere conocer más de nosotros antes de suscribirse? Dé clic aquí

«En presencia de Dios y de Cristo Jesús, que ha de venir en su reino y que juzgará a los vivos y a los muertos, te doy este solemne encargo: Predica la Palabra; persiste en hacerlo, sea o no sea oportuno; corrige, reprende y anima con mucha paciencia, sin dejar de enseñar. Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana doctrina, sino que, llevados de sus propios deseos, se rodearán de maestros que les digan las novelerías que quieren oír.» 2 Timoteo 4:1-3

La idea central es: Dios juzga no sólo las acciones, sino hasta las intenciones y los pensamientos de nuestro corazón.

Puede descargar este bosquejo en:
Word dando clic aquí
PDF dando clic aquí

Suscríbase y reciba un bosquejo bíblico y gratuito, todos los viernes. Podrá usarlo como base para un mensaje y modificar – agregar o quitar – lo que así necesite para que se adapte a sus necesidades como predicador y a las necesidades de su congregación o grupo.

¿Quiere conocer más de nosotros antes de suscribirse? Dé clic aquí

«En presencia de Dios y de Cristo Jesús, que ha de venir en su reino y que juzgará a los vivos y a los muertos, te doy este solemne encargo: Predica la Palabra; persiste en hacerlo, sea o no sea oportuno; corrige, reprende y anima con mucha paciencia, sin dejar de enseñar. Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana doctrina, sino que, llevados de sus propios deseos, se rodearán de maestros que les digan las novelerías que quieren oír.» 2 Timoteo 4:1-3

La idea central es: Dios juzga no sólo las acciones, sino hasta las intenciones y los pensamientos de nuestro corazón.

Puede descargar este bosquejo en:
Word dando clic aquí
PDF dando clic aquí

Suscríbase y reciba un bosquejo bíblico y gratuito, todos los viernes. Podrá usarlo como base para un mensaje y modificar – agregar o quitar – lo que así necesite para que se adapte a sus necesidades como predicador y a las necesidades de su congregación o grupo.

¿Quiere conocer más de nosotros antes de suscribirse? Dé clic aquí

«En presencia de Dios y de Cristo Jesús, que ha de venir en su reino y que juzgará a los vivos y a los muertos, te doy este solemne encargo: Predica la Palabra; persiste en hacerlo, sea o no sea oportuno; corrige, reprende y anima con mucha paciencia, sin dejar de enseñar. Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana doctrina, sino que, llevados de sus propios deseos, se rodearán de maestros que les digan las novelerías que quieren oír.» 2 Timoteo 4:1-3

Este bosquejo se basa en Números 21:4-9 y Juan 3:14-21. La idea central es: Como levantó Moisés la serpiente en el desierto, así también tiene que ser levantado el Hijo del hombre, para que todo el que crea en él tenga vida eterna.

Puede descargar este tercer bosquejo sin suscribirse dando clic aquí

Suscríbase y reciba un bosquejo bíblico y gratuito, todos los viernes. Podrá usarlo como base para un mensaje y modificar – agregar o quitar – lo que así necesite para que se adapte a sus necesidades como predicador y a las necesidades de su congregación o grupo.

¿Quiere conocer más de nosotros antes de suscribirse? Dé clic aquí

«En presencia de Dios y de Cristo Jesús, que ha de venir en su reino y que juzgará a los vivos y a los muertos, te doy este solemne encargo: Predica la Palabra; persiste en hacerlo, sea o no sea oportuno; corrige, reprende y anima con mucha paciencia, sin dejar de enseñar. Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana doctrina, sino que, llevados de sus propios deseos, se rodearán de maestros que les digan las novelerías que quieren oír.» 2 Timoteo 4:1-3